A pesar de ello, mi oficio, o sea, el trabajo con que pensaba podía ganarme la existencia, era la gráfica, y en los primeros meses de cantor me sentí un dibujante aventurado en parajes misteriosos.
No olvidemos chilenos, paraguayos, bolivianos, peruanos y brasileiros.
Desde este punto de vista no hay oficio mejor que otro, porque la dignidad de una faena está en la profundidad, en la convicción, en el amor que pone el hombre en su empeño.Por mi parte la plástica siempre me había gustado tanto como para no considerarla una obligación, pero porta turron para regalar hacer canciones me resultaba diez veces menos una carga.Y fue esta una etapa de profundización de mis responsabilidades, porque comencé a aprender nuevos rigores de la alquimia a la que me entregaba, cuando aparecieron partes ignoradas de mi ciencia y con ellas comencé a precisar, con más nitidez, algunas zonas de la estrategia.Hoy, luego de dos décadas, reflexiono sobre aquello que sucedió tan fluidamente que, si llegó a ser una decisión, fue más pasional que inteligente.A pesar de esto por aquel tiempo me costaba trabajo convencerme de que el cambio de vida era acertado, primero porque ambientalmente era todo muy distinto, y segundo porque no me imaginaba, precisamente a mí, tan aguajirado y silencioso, trepado a un escenario como envolver un regalo con papel barrilete y cantando.También cuando aquello fue que comencé a enfrentar ciertas dificultades, las que también han sido tamizadas por el ensueño, el desconocimiento y hasta por la mala intención.Recuerdo que hasta dormía con el instrumento al lado, como si fuera un arma y que de madrugada me lo subía al pecho y rompía a cantar como un loco.Ese chico me dice: "anteriormente fortnite regala pavos gratis a todos yo chatee contigo yo le dije y ella se puso brava me armo un peo, no pienses mal pero creo que tiene celos por." mi amiga tiene celos de mi y mi novio tiene celos del novio.Pero respecto a mis ocupaciones creo que me sucede algo curioso: he invertido veinte años de mi vida trabajando en una esfera del saber humano que considero útil y noble, aunque ahora, y aun cuando le doblo la edad a mi quehacer, no solo desconozco.Se desborda la alegría por toda la estación, los abrazos se confunden es todo celebración.Crisis de los cuarenta?Yo tengo una amiga (bueno los amigos no existe, una amistad) y ella tiene un novio, ese chico lo estoy conociendo horita, ese chico quiere comunicarse conmigo porque quiere conocerme y el me pregunta cosas de mi amiga para conocerla mas.No quiero ir a la playa?Al marcharse, dice alguno cruel vacío dejará, no seas necio, responde el otro eso lo enriquecerá, y lleno de sabiduría pronto pronto volverá.




Por las noches me iba.Mi abdomen es delgado y no tengo problema de mostrarlo, pero el problema son las piernas y no se que hacer (ir a la playa con jeans es ridiculo) o tal vez con pantalones sueltos, no.Silvio Rodríguez durante un concierto en un barrio de El Cotorro, La Habana, mayo de 2011.Yo le muestro un poco los mensajes a mi novio, para que el sepa que yo todo se lo cuento a el, después mi novio me dice que no siga chateando con el, que apenas es un conocido.No lo digo intentando aconsejarme y mucho menos por dar consejos a otros.Responsabilidad fue un concepto que siempre más se fue agrandando, incluso a veces algo incómodamente, al situarse junto a escaños tan sacrosantos como vocación o inspiración.
Condición sagitariana de ir siempre más allá?





Así que este regalo es, al mismo tiempo, para Tony, Los Cinco, ustedes,.