Yo me quedo aquí, con mi Jesús» y acaricia el Sudario.
María Valtorta lo explica todo diáfanamente.
Está sentada en su codigo descuento sportpursuit silla, afligidísima, exhausta, deshonrada por tanto llorar.
Pero ahora ya el júbilo supera al dolor.Y cuando un hilo de color rosa tira una línea sobre la seda de color turquesa del cielo oriental, un suspiro de viento pasa por la fronda, por las hierbas diciendo: «Despertaos.De modo que casi aparece un breve triángulo moreno, formado de los labios delgados y sinuosos, de los ogros negrísimos y sin fondo, llenos de resplandores magnéticos y de dos pupilas que parecen leer el corazón, pero en los que nada se el que gana la europa league va a champions lee,.El nacimiento de Jesús, su presencia en el mundo, debía presentarse sin nada que fuese extraordinario, que pudiese incitar a Satanás.Es Dios y no conocerá la muerteÂ.A buen entendedor, a señas.Recordad las mías y acoged las de los discípulos míos quo conocéis.Es siempre la misma aflicción, mezclada con una esperanza de angustia.» María, que al recordar aquella noche ha ido y venido señalando los lugares, llena de amor, con un parpadear de llanto en sus ojos azules y con una sonrisa de alegría en su boca, se inclina ahora sobre su Jesús, que está sentado sobre.
Pero eres Tú el que naciste de mí, o soy yo la que nací de fulgores Trinos, aquella noche?
Surge, o por lo menos lo parece, de la cima del Hermón (la cual, besada por un filo de sol, parece de alabastro de un blanco rosa delicadísimo se eleva hasta el más terso cielo septembrino y, salvando espacios limpios de toda impureza, deja debajo.




Está más preparado para ser un cortesano de un rey terrenal que no un apóstol tuyo, Hijo mío.Sólo en uno de los lados, hay un arbusto de jazmines en flor y una mata de rosas de las más comunes.En 1913 su familia se trasladó a Florencia.Cualquier piedra es un macizo de plata, cualquier agujero un brillar de ópalos, cualquier telaraña un preciosismo baldaquín tejido de plata y diamantes.Es un grito de triunfo, de alegría, de victoria, de fiesta, de amor, de gratitud.Entre tanto subo, subo en ese abismo de fuego, de felicidad infinita, de un preconocimiento de Dios hasta El, hasta El Oh!(Agaete es un municipio en Las Palmas, Gran Canaria, España).Tú estás sobre las necesidades de la tierra y tienes horror de servirte.Sabe decir su nombre».