el mejor regalo a una mujer

Finalmente Adela, de 3,430 kilos de peso, llegó al mundo a las.28 horas del 31 de diciembre de 2013 mediante parto natural.
Yo ni me acordaba.«En esos instantes no piensas en el Fin de Año, ni en las uvas ni en la fiesta.Este año ya perdí dos semifinales, así que me voy a sentir capacitado para poder ganar algún torneo en 2005.«No ha tenido nada que ver el primer parto con el segundo.Sé, por una hora, una mañana, una tarde o mismo un día.Yo siempre trato de brindar por la salud y por que haya paz.Es un momento muy bonito que de ninguna forma se olvida, pero si además se da a luz en fin de año sabes que cada Nochevieja lo que más se recordará será el nacimiento de tu hijo agregó la madre.El año 2014 traerá numerosas sorpresas a muchos ciudadanos y buena parte de ellas vendrán acompañadas de alegría.Las próximas nocheviejas transcurrirán en los hogares de estos codigo descuento doyouspain tres pequeños de un modo muy particular: soplando velas.Tres horas más tarde, alrededor de las 20 horas, Vanesa y su marido optaron por trasladarse hasta el hospital Materno Infantil de Badajoz.Apenas dos horas más tarde nacía Darío, de 3,450 kilogramos de peso, hijo de Lucia Coria y Fernando Martín.




Su hijo Mario, que pesó 3,870 kilos, nació ayer poco después de las 12 de la noche convirtiéndose en el primer bebé extremeño nacido en este año.Vanesa y Javier posan con su hijo recién nacido, Mario.Yo trato de seguir siendo el mismo.Dá un ratito de tu tiempo como presente.Trato de ser el de siempre.La sonrisa genuina de Juan Mónaco delata sus frescos 20 años y también la alegría de disfrutar un 2004 inolvidable.Sin embargo, los dolores se fueron haciendo más fuertes y continuos a partir de las 17 horas.Estaba mucho más nervioso matizó el padre.Qué es lo que no me gustó?No te puedo decir de la fama si me mareó o no porque soy 70 del mundo y no soy Coria ni Nalbandian.En tu primer año como profesional, qué te gustó y qué no del circuito?



Pero no hizo falta esperar tanto tiempo.
Hacer a alguien feliz es el mayor presente que podemos ofrecer.