Desde los ventanales de recuperar regalo de steam estas dos tiendas, y desde otras muchas de los números impares de la calle, se pueden contemplar los reflejos calidoscópicos -un regalo para los fotógrafos- que dibujan las pintorescas fachadas colorista sobre las aguas del Onyar.
4 DÓNDE comer, el arroz de los jueves y jazz los sábados por la noche.
Será el momento de echar el ancla e inspeccionar a pie ambas orillas.Una hipotética embarcación que osara adentrarse en Girona siguiendo la sinuosa senda del río Ter -el más caudaloso- vería surgir entre la neblina matinal, como si de una aparición se tratase, la inconmensurable masa arbórea del parque urbano de la Devesa.También en la plaza de la Independència puede hacerse un buen ágape con vistas al río Onyar, aunque antes se impone un vermú en alguna de sus soleadas terrazas.Tras los excesos, quizá el primer rayo de sol despierte al navegante entre los míticos paisajes del Empordà, cual un Moisés flotando en su canasto.Calle de Ciutadans,.Datos básicos, población: unos.000 habitantes.Quienes persistan en la ortodoxia, sólo tienen que dejarse caer por una de las céntricas oficinas de turismo, donde serán obsequiados con un mapa que marcará sus pasos.Precio medio, de 20 a 30 euros).La habitación doble, 105 euros.Mayores de 25 años, 18 euros la noche; menores de 35, 13,50.Las carpas, glotonas devoradoras de pedazos de bocadillo de turista, nos saludarán con destellos de plata, felices de haber sobrevivido a un reciente vertido contaminante que estuvo a punto de exterminarlas.
Los viajeros de ley tienen su santuario en la librería Ulyssus (Ballesteries, 29; y m donde pueden adquirir guías, cartografía de todo el mundo o literatura de viajes.




La doble con desayuno,.Nuestro empeño fluvial nos obliga a recalar en el restaurante Can Peret (Sacsimort, 6;.Éste es un modesto y anárquico cuaderno de bitácora para futuros navegantes, en el que se da por supuesto que la medida humana de la ciudad provocará que el visitante se dé de bruces, casi sin buscarlos, con los puntos de mayor atracción turística:.Conciertos por unos cuatro euros una cava con música en directo cada sábado por la noche y algunos domingos.La improvisada terraza del bar ambulante, a un tiro de piedra de la orilla, es un lugar de ensueño para tomar un reconstituyente desayuno mientras se observa la diversidad humana que recorre las paradas.El local lleva años marcando las nuevas tendencias con vanguardistas conciertos de música electrónica.
1 desayuno CON vistas AL RÍO TER.
Además, la librería organiza un concurso de fotografía trimestral y pone en contacto a viajeros que planean audaces travesías.

De nuevo en nuestro ilusorio artefacto flotante, empezaremos a remontar el Onyar.